Determinar el valor de cualquier caso de lesiones personales se reduce en última instancia a un análisis de los daños potenciales. Existen varios tipos de daños que se pueden cobrar en un caso de lesiones personales, el primer tipo se llama daños compensatorios y el segundo daños punitivos.

Daños Compensatorios

Los daños compensatorios están diseñados para compensar a la víctima por las pérdidas reales que experimentó debido al incidente y la lesión resultante. En pocas palabras el objetivo de los daños compensatorios es “hacer que el demandante esté completo”. 

Este tipo de compensación pone al demandante en la misma posición en la que habría estado si no hubiera ocurrido una lesión, al menos financieramente. Esto significa que los daños ya incurridos, los daños presentes y los daños futuros son recuperables.

Los daños compensatorios se dividen en: daños generales y daños especiales. Los daños generales son los daños no económicos, comúnmente denominados dolor y sufrimiento. Los daños especiales son daños económicos, las facturas médicas, la pérdida de ingresos, todos los gastos de bolsillo incurridos a causa de la lesión. Los daños especiales más comunes son gastos médicos (por ejemplo: consultas médicas, gastos de medicamentos, cirugías, terapias, asistencia de enfermeras, prótesis, etc.) y pérdida de ganancias o salario (por todo el tiempo que la persona no pudo generar ingresos económicos debido a la lesión).

Daños Punitivos

Los daños punitivos están diseñados para castigar al acusado por su conducta y la capacidad de pago del demandado. No existe un estándar fijo para determinar la cantidad de daños punitivos en un caso de lesiones personales en California.

Si usted o un ser querido ha resultado lesionado en un accidente automovilístico u otro accidente como resultado de la negligencia u otro acto ilícito de otra persona, nuestros abogados de lesiones personales lo invitan a comunicarse con nosotros.

¡Llámenos hoy!